Este guiso es un clásico en mi casa, lo suelo hacer cuando hace más frío pero la verdad que mi familia siempre que lo hago se lo comen sin rechistar, algo raro entre adolescentes y niños!!, por eso no miro el tiempo que hace lo hago en todas las épocas y es un triunfo seguro!!!

 

 

30 minutos

Preparación

Calentamos el aceite en una olla y sellamos las costillas, cuando ya estén doraditas echamos la cebolla y la dejamos pochar un ratito. Vamos partiendo las patatas en “cachos”, para ello cortamos un trocito de patata con el cuchillo y tiramos para partirla, a esto se llama “escachar” la patata, se hace así en casi todos los guisos que llevan patatas para que al cocer se suelte el almidón de la patata y se trabe el caldo del guiso para que quede más espeso. Cuando tenemos ya pochada la cebolla echamos las patatas y rehogamos un poco todo junto. Luego cubrimos con agua, le echamos una o dos hojitas de laurel, eso va en gustos, probamos de sal, ya que las costillas llevan sal en el adobo y puede que no necesiten más, salamos, si lo necesita y cerramos la olla. Esperamos a que suba la presión y cuando ya ha subido, bajamos la temperatura al mínimo y cocemos durante 15 o 20 minutos.

Y ya están listas para emplatar!!!.

Que aprovechen!!!!!

Espero que os gusten!! 😉

Ingredientes

300 gr Patatas Cortadas en trozos

500 gr Costillas de Cerdo Adobadas

100 mL Aceite de Oliva

1 o 2 und. Laurel

gr Sal Al gusto

mm

Me encanta la cocina, hice un curso de Cocinera Profesional, pero nunca he trabajado en ningún restaurante. Este blog es para contaros las recetas que hago habitualmente en mi casa para toda mi familia. Tengo también un canal en Youtube en el que podrás ver mis recetas.